Experimentamos la antigravedad sin ir al espacio. Con la flotación nuestra mente se ha despegado del cuerpo


Flotarium anti-gravedad


¿Qué es? Terapia de aislamiento sensorial


¿Qué se supone que hace? Reduce el estrés, mejora el sueño, combate los dolores, estimula la creatividad


¿Qué se siente? Absolutamente nada


Técnicamente, cualquier tratamiento con el potencial de mejorar el cuerpo debe contar como biohacking. Yoga, por ejemplo. O no comer tantos pasteles. Pero los estudios sobre cómo maximizar el potencial de nuestro cuerpo y mente se ajustan a algunos temas: intervenciones relacionadas con la temperatura, dieta y terapias destinadas a aumentar los efectos de la meditación.

Esta vez nos hemos decantado por experimentar las últimas.

Los tanques de flotación, como en los que hemos flotado en Londres, pertenecen a esa última categoría. "Este método se recomienda en tratamientos de ansiedad, depresión y épocas de cansancio acumulado”, nos dicen en The Floatworks. “Sirve para combatir el insomnio, el dolor premenstrual, los dolores crónicos (migrañas, dolor de espalda, hombros y cuello, artritis, etc.), mitiga las consecuencias del jet lag y funciona para luchar contra las adicciones como el tabaco y el alcohol. Además, las sales minerales del agua son beneficiosas para la piel.” Bueno, no esperábamos tantos beneficios, nos conformabamos con relajarnos después del vuelo.

¿Lo hemos logrado? Te contamos nuestra experiencia! 

Hemos perdido la noción del peso de nuestros cuerpos, ¿se ha fundido con el agua?

No sabíamos cuánto tiempo ha pasado pero los músculos parecían haberse relajado hasta tal punto que apenas pudimos sentirlos.

Los pensamientos también se evadieron. Estábamos flotando en la oscuridad y en el silencio.

Con agua salada y la mente, en blanco.

¿Nuestros ojos están abiertos o cerrados? 

"La sensación es que no tenía sensación, mi mente se ha despegado del cuerpo. No hay nada igual en el mundo", dice nuestra compañera de viaje. "No había nada a lo que prestarle atención. Nada de nada"…

Y luego llegó la música para decirnos que ya han pasado cuarenta y cinco minutos y podemos volver a la realidad. Nos duchamos de la sal y desde las nubes nos dirigimos a la calle. ¿Funcionó? Digamos que nunca nos hemos sentido tan relajados. Alguien nos pregunta cómo llegar a La Orquesta Sinfónica. "Donde?", respondemos todavía soñando. 

¿En qué consisten exactamente estas cámaras de flotación?

Relajación absoluta: además de ser oscuros y estar insonorizados, los tanques de flotación contienen agua muy salada para que los usuarios puedan flotar, incluso si se quedan dormidos.

El aire y el agua están a la temperatura exacta de la piel, posibilitando la pérdida de toda sensación exterior. 

Apenas sin poder ver, oír o sentir nada, una hora en una cámara de flotación conduce a un profundo estado de relajación que se asemeja a los efectos de la meditación. A lo largo de los años, médicos y científicos utilizaron los tanques de flotación para tratar todo tipo de males, desde el estrés y la ansiedad hasta las migrañas, el dolor crónico, la fibromialgia o los trastornos mentales.

Este sistema también ha llegado a la práctica en distintos comités olímpicos para mejorar la preparación de los deportistas. "Me ayuda a visualizar mi próxima competición", dice el deportista de artes marciales (jiu jitsu) inglés Adam Adshead, quien estuvo "flotando" cada semana durante los últimos 18 meses. Adshead dice que "no tener distracciones le permite concentrarse más fácilmente" y que "muchos psicólogos deportivos las utilizan para ayudar a los deportistas a visualizar su rendimiento".

En 2015, el neurocientífico Justin Feinstein inauguró un laboratorio dedicado al estudio de los tanques de flotación (The Float Clinic and Research Center) en el Instituto Laureate de Investigaciones Cerebrales en Oklahoma (EE.UU). Algunas investigaciones destacan la utilidad de estos tratamientos, conocidos como "terapias de estimulación ambiental restringida" para reducir el estrés y la ansiedad, y para tratar trastornos de estrés postraumático.

Sin ir más lejos, la NASA utilizó este método para realizar los programas de entrenamiento de los astronautas con la finalidad de simular la falta de gravedad y el aislamiento sensorial.

En algunas universidades se han obtenido excelentes resultados ya que la flotación estimula la creatividad, favorece la claridad intelectual y acelera el proceso de aprendizaje.

¿Quieres flotar completamente desnudo en una cámara de agua caliente en tu propia casa y perder la noción del peso, tiempo y cualquier preocupación?

Reserva tu flotarium en https://bhiowe.es/products/flotarium-i-sopod-con-sales-de-epsom-la-relajacion-mas-profunda-que-podras-experimentar

 



Language
Spanish
Open drop down