Los disruptores hormonales que nos rodean: los químicos ocultos que pueden estar afectando tu salud hormonal y Cómo reducir tu exposición a ellos


Hay sustancias químicas a las que no prestamos debida atención en más productos y alimentos de lo que imaginamos, y aunque algunas pueden ser inofensivas, otras pueden causar estragos en tu sistema reproductivo, neurológico, e inmunológico.


En muchos de los artículos que probablemente uses a diario (piensa en envases de alimentos, champú, detergentes y más), hay ciertos productos químicos que representan un daño potencial para tu salud, específicamente tus hormonas. Los científicos se refieren a estos como disruptores endocrinos. Las hormonas ayudan a regular los sistemas y procesos de nuestro cuerpo, incluida la respiración, el metabolismo y la reproducción.


Por lo cual, cualquier cosa antinatural que interfiera con la regulación hormonal está técnicamente "interrumpiendo" los procesos naturales de las hormonas.

Sigue leyendo para encontrar los principales culpables y cómo evitar estos químicos, tanto en tu dieta como en tu hogar.


¿Qué son los disruptores endocrinos?


“Los disruptores hormonales son sustancias químicas que pueden interferir con nuestro sistema endocrino y causar estragos en nuestros sistemas reproductivo, inmunológico y neurológico”, explica el Dr. Mark Hyman, director médico de The Ultra Wellness Center. “La mayoría de estos químicos son fabricados por el hombre y se encuentran en nuestros productos cotidianos. Algunos ejemplos son botellas de plástico, latas de metal, cosméticos, detergentes e incluso juguetes de niños”, agrega.


¿Por qué esto se está convirtiendo en un problema ahora? Los productos que tenemos disponibles hoy en día no son los mismos que los jabones simples o las cacerolas de vidrio de nuestros abuelos. La evolución de la tecnología ha dado la bienvenida a los químicos disruptores endocrinos en nuestras cocinas y productos de cuidado personal y belleza, haciéndolos mucho menos saludables (incluso si, por ejemplo, nuestro pelo nos parecerá más brillante).


El daño que causan los químicos disruptores hormonales


¿Cómo exactamente estos químicos disruptores endocrinos interfieren con la función regular del sistema reproductivo? “Funcionan uniéndose a los receptores de hormonas en nuestro cuerpo, que luego bloquean la unión de hormonas como el estrógeno, la progesterona y la testosterona”, dice el Dr. Hyman. "Esto hace que nuestro sistema endocrino funcione mal, lo que posiblemente resulte en afecciones como infertilidad, síndrome de ovario poliquístico, endometriosis y enfermedades autoinmunes".


Estos químicos que alteran las hormonas tienden a afectar más a las mujeres que a los hombres, ya que generalmente usan más productos que los hombres en sus rutinas de belleza. Además, debido a que las mujeres dependen de hormonas como el estrógeno y la progesterona, que estos químicos eliminan, los ciclos menstruales regulares pueden llegar a estar afectados, dice el Dr. Hyman.


Los disruptores endocrinos pueden contribuir a algo tan grande como la infertilidad tanto en hombres como en mujeres, a condiciones mensuales asociadas con los ciclos menstruales de las mujeres, como el síndrome premenstrual, los períodos dolorosos y abundantes. Debido a que estos químicos también son inflamatorios de por si y el cuerpo tiene problemas para eliminarlos, podrían agravar aún más otros problemas de salud como la endometriosis, una condición que está relacionada con la inflamación crónica, explica el Dr. Hyman. Al reducir tu exposición a productos con disruptores endocrinos conocidos o potenciales cuando sea posible, puedes ayudar a reducir la inflamación que podría estar relacionada con otras condiciones de salud. 


Estos son algunos de los disruptores endocrinos más importantes que se deben evitar.


Productos químicos disruptores endocrinos


  1. BPA

El BPA es el disruptor hormonal más generalizado, dice el Dr. Hyman. Aunque hay más conciencia de él y, por lo tanto, hay más productos sin BPA, todavía se puede encontrar en una variedad de productos de plástico, desde botellas de agua y recipientes de plástico hasta envases de alimentos y productos de belleza, y no siempre lo revelan como componente. Según la investigación, bloquea los receptores de estrógeno, lo que contribuye a la infertilidad tanto en hombres como en mujeres, así como al síndrome de ovario poliquístico en mujeres.


  1. Pesticidas y herbicidas

Los residuos de pesticidas y herbicidas pueden encontrarse en pequeñas cantidades en muchos productos alimenticios no orgánicos, y las investigaciones han demostrado que pueden bloquear la producción de testosterona y la producción de hormona tiroidea, lo que causa problemas de infertilidad y salud de la tiroides.


  1. PCB

Los policlorobifenilos (PCB) o bifenilos policlorados, son sustancias químicas que se pueden encontrar en diferentes cosméticos, jabones, detergentes, champús y acondicionadores, dice el Dr. Hyman. Un estudio afirma que pueden afectar la función reproductiva y causar síntomas depresivos.


  1. Parabenos

Los parabenos son conservantes que se encuentran comúnmente en cosméticos y artículos de cuidado personal, como humectantes, maquillaje, productos para el cabello y cremas de afeitar, para que sean más estables. Imitan al estrógeno y pueden contribuir potencialmente al riesgo de cáncer de mama.


Los disruptores hormonales sujetos a debate


Todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre los posibles disruptores hormonales.


Estos son solo algunos posibles disruptores endocrinos que aún se están investigando.


  1. Organismo genéticamente modificado u organismo modificado genéticamente (OGM u OMG)

"Todavía no tenemos suficiente investigación para demostrar que definitivamente hay factores ambientales en juego cuando se trata de transgénicos", dice el Dr. Hyman. Los OGM, u organismos genéticamente modificados, son típicamente cultivos de plantas, como el maíz, la calabaza y el calabacín, cuyo código genético ha cambiado de alguna manera para hacerlos más fuertes en ciertas temperaturas o resistentes a plagas. Algunas personas creen que estos cultivos podrían aumentar el riesgo de ciertas enfermedades, pero muchos científicos no han encontrado evidencia de esto. Sin embargo, dado que los alimentos modificados genéticamente tienden a tratarse con pesticidas y herbicidas, existe la posibilidad de que estén mezclados con sustancias químicas que alteran las hormonas.


  1. Glifosato

El glifosato es el herbicida más común utilizado en cultivos como la soja y el maíz y el ingrediente activo en la mayoría de los herbicidas, al mismo tiempo que es uno de los muchos químicos potencialmente disruptores endocrinos en nuestro medio ambiente. Es por esta razón que su uso ha sido fuente de mucho debate. La Agencia de Protección del Medio Ambiente emitió recientemente una declaración de que no se ha demostrado que el glifosato sea carcinógeno y es probable que no afecte al público en general si no ha estado expuesto a grandes cantidades durante la producción agrícola. Sin embargo, los estudios han demostrado que el glifosato está relacionado con alteraciones en el desarrollo reproductivo de ratas, alteración de los receptores hormonales en las células humanas y alteración de la expresión génica regulada por estrógenos.


  1. Fitoestrógenos

Los fitoestrógenos son compuestos naturales que se encuentran en ciertos alimentos vegetales y que pueden imitar al estrógeno. Se encuentran más comúnmente en los alimentos de soja, aunque como menciona el Dr. Hyman, "Todos respondemos de manera diferente a la soja". Las investigaciones afirman que puede ser beneficioso para las mujeres en la menopausia que buscan equilibrar sus hormonas, pero se han realizado investigaciones contrastantes sobre si puede inhibir o estimular el crecimiento de células de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas. Si vas a comer soja, es mejor comer alimentos integrales que contengan soja, como edamame, que se procesa mínimamente y retiene muchos de sus nutrientes originales, según el Comité de Médicos por una Medicina Responsable.


  1. Aluminio

La investigación a principios de la década de 2000 estableció la conexión entre el aluminio en los antitranspirantes y un mayor riesgo de cáncer de mama después de reconocer el impacto del aluminio en los receptores de estrógeno y el daño del ADN y citar otras investigaciones que encontraron que el cáncer de mama es más común cerca de la axila, donde se usan los antitranspirantes. Al contrario de esta investigación, una extensa revisión del aluminio en 2014 concluyó que el aluminio no aumentaba el riesgo de cáncer de mama. "Todavía no sabemos lo suficiente sobre la posible correlación con el cáncer de mama", dice Dr. Hyman. "Pero hay desodorantes efectivos sin aluminio que tienen menos probabilidades de representar un riesgo".


¿Debería realmente preocuparse por estos productos químicos?


El Dr. Hyman señala que no es tan simple como una toxina que puede interrumpir un proceso hormonal y causar una enfermedad o un problema de salud. “Nuestros sistemas son mucho más complejos que eso. Todos estamos expuestos a los disruptores hormonales a diario. Algunas personas desarrollan cáncer y otras con la misma o mayor exposición no", dice. Nuestros hábitos de salud pueden desempeñar un papel en la determinación de la cantidad de disruptores hormonales que afectan nuestro cuerpo, dice, por ejemplo, si fumamos o no, comemos de manera saludable y si tenemos o no un peso saludable.


"Dado que hay tantas exposiciones ambientales que no podemos controlar y que contribuyen a nuestra carga total de toxinas, ¿por qué no eliminar las cosas sobre las que tenemos control?" dice el Dr. Hyman.


Cómo reducir tu exposición a los disruptores hormonales


Elige productos naturales de belleza o cuidado personal siempre que sea posible.


En términos de productos de belleza, cuantos menos ingredientes, mejor.


Evita el plástico cuando puedas.


Es una tarea difícil, pero es importante reducir el uso de plásticos, tanto para el medio ambiente como para tu propio ecosistema. Asegúrate de elegir acero inoxidable o vidrio cuando se trate de botellas de agua y recipientes para alimentos. El Dr. Hyman también sugiere buscar productos de belleza y cuidado personal que vengan en envases sin plástico.


Elige alimentos antiinflamatorios siempre que sea posible.


Trata de evitar los OGM en tu comida. Además, si ya has sido afectado por la inflamación, asegúrate de elegir una dieta basada en verduras y frutas, cereales y legumbres y centrada en alimentos integrales, dice el Dr. Hyman. “Evita los alimentos inflamatorios comunes como el gluten, los lácteos, los alimentos procesados, el azúcar, el alcohol y la cafeína, siempre que puedas”, agrega.


Considera los suplementos antiinflamatorios.


Suplementate inteligentemente. Las vitaminas B y D adicionales ayudan a equilibrar el estrógeno. Tómalos además de un buen multivitamínico y mineral con suficiente calcio y magnesio. Los probióticos, antioxidantes y fitonutrientes (vitamina E, resveratrol, curcumina, n-actetil cisteína, té verde, selenio) y la grasa antiinflamatoria omega-6 (GLA o ácido gamma linoleico) pueden ayudar a equilibrar las hormonas.


Ejercicio.


El ejercicio estimula la secreción de la glándula tiroides y aumenta la sensibilidad de los tejidos a las hormonas tiroideas en todo el cuerpo. Idealmente, es bueno sudar y el ejercicio debe ser vigoroso, como por ejemplo, el remo de agua. Encuentra algo que te guste hacer. Correr, dar largos paseos, pesas, bailar o cualquier otra forma de movimiento que te guste.


Terapia de calor.


Usa saunas y calor para eliminar las toxinas almacenadas, que interfieren con la función tiroidea. Además de ser una excelente manera de relajar los músculos y la mente, las saunas son una buena manera de eliminar los pesticidas de tu sistema que podrían estar contribuyendo al problema de la tiroides.


Las saunas son una ayuda importante para la pérdida de peso y la reparación de la tiroides porque a medida que se pierde peso, el tejido graso libera toxinas almacenadas, como PCB y pesticidas (organoclorados). Estas toxinas reducen los niveles de T3, en consecuencia, ralentizan tu tasa metabólica en reposo e inhiben tu capacidad para quemar grasa.


La desintoxicación se convierte en una parte importante para mejorar la función tiroidea.


Reduce el estrés dañino.


"El estrés es en realidad inflamatorio", dice el Dr. Hyman, por lo que cuanto más puedas reducir o eliminarlo de tu vida, mejor. Practicar ejercicios de respiración consciente, meditación, dormir bien, el movimiento, las terapias anti estrés como la flotación, la crioterapia y de la sauna de infrarrojos y el ejercicio regular pueden mantener el estrés y, por lo tanto, la inflamación al mínimo.



Language
Spanish
Open drop down